"El régimen iraní intenta intimidar a los kurdos matando kolbers"

El copresidente de KODAR, Fûad Bêrîtan, calificó la cuestión del asesinato de los kolbers (Transportadores fronterizos) por el régimen iraní, e interpretó esta política del régimen como un mensaje de "Mi arma siempre señala" al pueblo kurdo.

El Copresidente de la Sociedad Democrática y Libre del Kurdistán Oriental (KODAR) Fūad Bêrîtan habló con ANF sobre el levantamiento de la gente en el Kurdistán de Rojhilat (Oriental) tras el último asesinato de dos kolbers (palabra kurda para los trabajadores que llevan el peso sobre sus espaldas estipendio diario).

Bêrîtan señaló que las manifestaciones de protesta, que se propagaron en respuesta al reiterado asesinato de kolbers, fueron democráticas, y legítimas, afirmando que las manifestaciones deberían continuar evitando incidentes similares en el futuro.

Los trabajadores de frontera son consecuencia de las políticas del régimen iraní

Fûad Bêrîtan señaló que el surgimiento del kolbers es resultado de la política seguida por el régimen iraní y dijo: "la actividad Kolberí ha aumentado en Rojhilat (Kurdistán Oriental) debido a la eliminación económica de la región, las políticas de militarización, la opresión y la tiranía. Por esa razón, la cuestión de los trabajadores fronterizos nunca puede ser evaluada separadamente de las políticas de rechazo y aniquilamiento del régimen iraní, es un problema político, económico y social.

Es necesario que veamos las reacciones democráticas y legítimas que surgieron en Rojhilat como una señal de que la sociedad ya no tolera la situación. Es una erupción social contra el régimen iraní. Es una llamada. Todo el mundo debe dar voz a esta llamada. Es un asunto político y el silencio del régimen iraní es una postura política. Aquí también debemos mencionar el silencio de la comunidad internacional. El silencio significa complicidad y al mismo tiempo refuerza el coraje del régimen iraní".

Irán quiere emitir un mensaje a los kurdos

El copresidente de KODAR, Fûad Bêrîtan, subrayó que el pueblo kurdo es pionero de una ideología y modelo propio, para Oriente Medio, y ha hecho la siguiente evaluación:

"El estado de cosas que surgen en Rojava (Kurdistán Occidental), así como el nivel de la resistencia en Bakur (Kurdistán del Norte), claramente dejan su huella en Rojhilat (Kurdistán Oriental). Como parte de sus políticas habituales, el régimen iraní intenta intimidar a los pobres kurdos mediante el asesinato sistemático de los kolbers y tratar de transmitir este mensaje al pueblo kurdo: «Mi arma está apuntando hacia ti» .Es cierto que la cuestión de kolberí también existía antes, pero el régimen iraní ha intensificado sus presiones sobre los kolbers, desde que la lucha por la libertad y la resistencia de nuestro pueblo ha alcanzado nuevas alturas, en las otras partes del Kurdistán.

El régimen iraní ha convertido una gran parte de Rojhilat en una zona militar. Han desplegado soldados en todos los lugares y tratan de crear una atmósfera sofocante en la sociedad al penetrar en todos los campos de la vida. Han invadido los campos y lugares de mercado, del pueblo. Lo hacen por miedo. Por esta razón, nunca será suficiente analizar las políticas que se aplican a los partidarios sólo desde la perspectiva económica. Todo eso es parte de la política iraní y tiene el objetivo de someter al pueblo kurdo a su caída".

Este problema no es sólo económico

Fûad Bêrîtan se dirigió al pueblo ya las instituciones políticas de Rojhilat para abordar el tema más allá de los problemas económicos y dijo:

"Se trata de un ataque contra el pueblo kurdo, todos los poderes políticos del pueblo kurdo y todos los que afirman luchar por el pueblo kurdo deben ponerse de pie, unirse y luchar en un frente unido, para encontrar un camino a la solución. Tenemos que discutir los problemas de nuestro pueblo en plataformas conjuntas. Como, ni nuestro pueblo ni nuestros poderes políticos, esperan nada del Estado, tenemos que encontrar una solución por nosotros mismos. El estado tiene que dar un paso, pero será por nosotros que eso suceda. Debemos convocar en una plataforma nacional y discutir la solución a este problema".

Los poderes internacionales debe romper su silencio

El copresidente de la KODAR, Fûad Bêrîtan, señaló que la cuestión de los kolbers afecta a la comunidad internacional de cierta manera, aunque parezca una cuestión interna, y añadió: "Las organizaciones internacionales de derechos humanos deben romper el silencio y poner el asunto en su agenda. Deberían ejercer presión para que Irán no continúe con sus políticas lo más libremente que quiera".

La organización es el único modo de protegerse de los ataques

Bêrîtan subrayó que la única manera de que los kolbers se protejan de estos ataques es organizarse. "Ellos pueden organizar su propia red para crear la base de un mecanismo de defensa que actúe contra las políticas de matar, herir, torturar y encarcelar de manera coordinada y exigir justicia".

Al final, Bêrîtan pidió a la gente que continúe sus manifestaciones hasta que sus compatriotas y todos los intelectuales que han sido detenidos en Banê, Ciwanro, Kirmanshan, Sinê y en otros lugares, durante las manifestaciones de solidaridad, sean puestos en libertad.

El pueblo kurdo pregona una solución política

El Copresidente de la Sociedad Democrática y Libre del Kurdistán Oriental (KODAR) dijo que el régimen iraní debe saber que el pueblo kurdo aboga por una solución política y agregó: "Si no lo aceptan, deberían saber que el pueblo kurdo no está indefenso, y no tienen otras opciones. El pueblo kurdo hará uso de todas las formas de autodefensa, llevarlo de las manifestaciones a las huelgas de hambre. Nosotros estaremos siempre de pie por las demandas de nuestro pueblo".