La STUC apoya a los huelguistas kurdos en huelga de hambre

Desde un primer momento, y con la mención del ayuno del huelguista kurdo-galés Imam Sis en el discurso de apertura presidencial de Lynn Henderson, los kurdos han ocupado un lugar destacado en el Congreso de los Sindicatos Escoceses (STUC) de esta semana.

Desde un primer momento, y con la mención del ayuno del huelguista kurdo-galés Imam Sis en el discurso de apertura presidencial de Lynn Henderson, los kurdos han ocupado un lugar destacado en el Congreso de los Sindicatos Escoceses (STUC) de esta semana.

Una moción de emergencia, presentada por el Consejo de Comercio de Aberdeen, cuya secretaria, Fiona Napier, ha visitado a los huelguistas kurdos en Estrasburgo, ordenó al Consejo General de la STUC que mostrara un apoyo concreto a los huelguistas de hambre, y su reivindicación de que se permitiera que el representante kurdo, Abdullah Öcalan, hiciera uso del derecho humano básico a recibir las visitas de sus familiares y de su abogado, escribiendo al Consejo de Europa, al Comité por la Prevención de la Tortura y al ministro de Asuntos Exteriores, así como a la Unión de Sindicatos.

Y una moción presentada por Mike Arnott del Consejo de Comercio de Dundee condenó la criminalización de la comunidad kurda por la policía de Escocia, y sus redadas y hostigamiento a familias kurdas en Edimburgo. El Congreso pidió al Secretario de Justicia del Gabinete escocés que "se asegure de que estas acciones cesen inmediatamente y se comprometan públicamente con los derechos humanos y el bienestar general de nuestra comunidad kurda". Como se explica en la moción: "Las expresiones de la identidad kurda han sido citadas como prueba de apoyo al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y, por lo tanto, por la lógica simplista de la comunidad de seguridad del Reino Unido, el terrorismo. Con este razonamiento, toda la comunidad kurda corre el riesgo de ser criminalizada".

Ambas mociones fueron apoyadas por Stephen Smellie, copresidente de Solidaridad Escocesa con  Kurdistán, quien recordó a los delegados que "este Congreso en los últimos años ha ofrecido apoyo a la lucha kurda en Turquía, hemos apoyado la exigencia de que el PKK sea retirado de la lista de organizaciones terroristas y hemos pedido que Abdullah Öcalan, líder del PKK, escritor y defensor de una solución democrática y pacífica a la cuestión kurda, sea liberado de sus 20 años de confinamiento solitario en la prisión de la isla de Imrali en Turquía".

Smellie describió cómo las redadas de madrugada contra las familias kurdas, que salpicaban los titulares de los periódicos y de las que la policía volvía con un cargamento de bufandas y banderas, dejaron a la comunidad kurda de Edimburgo rodeados de las preguntas de sus vecinos, compañeros de trabajo y amigos de la escuela. A los los estudiantes se les preguntaba si su padre era un terrorista y, hoy en día, los miembros de la comunidad se sienten reacios a participar en las protestas o a que sus hijos asistan a las clases de lengua y música kurda en el centro comunitario.

Los activistas escoceses también se alegraron de ponerse en contacto con el presidente del TUC de Gales, Shavanah Taj, que ha participado en la inspiradora movilización en apoyo de la huelga de hambre Imam Sis en Newport.

Con Leyla Guven en su día 163 de ayuno, Nasir Yagiz en Erbil en el día 150, Imam Sis y los 14 huelguistas en Estrasburgo en el día 124, Yusuf Iba en Toronto sufriendo graves problemas de salud, y más de 7000 presos políticos kurdos en huelga de hambre en cárceles turcas, terminamos esta noticia con un recordatorio del discurso de Smellie en apoyo a la moción de la huelga de hambre, "nadie debería estar en huelga de hambre. No es una táctica que se debería considerar, pero es un último acto desesperado para tratar de conseguir que las autoridades turcas actúen. Sin embargo, no les importa si mueren cientos de activistas kurdos en Turquía y en todo el mundo, así que necesitamos construir un amplio apoyo internacional para sus reivindicaciones".