TUAY-DER: ‘Se requieren acciones para prevenir más muertes en prisión’

El portavoz de TUAY-DER, Abdulmenaf Kur, alerta de que el estado de salud de los activistas en huelga de hambre está empeorando: “Se deben tomar medidas para evitar la muerte en las cárceles”.

La política de aislamiento que el Estado turco ha impuesto durante los últimos 20 años al líder del pueblo kurdo, Abdullah Öcalan, ha empeorado.

El 7 de noviembre de 2018, la copresidenta del Congreso de la Sociedad Demócrata (DTK) y diputada del HDP por Hakkari, Leyla Güven, inició una resistencia en forma de huelga de hambre a la que se han sumado miles de personas dentro y fuera de las cárceles.

Abdulmenaf Kur, portavoz de la Asociación para la Ayuda y Solidaridad con las Familias de los Presos (TUAY-DER), ha hablado con la ANF sobre la situación de los presos y sus familiares.
Kur ha explicado que las familias están enojadas por la política de aislamiento impuesta en las cárceles. Ha añadido que las madres se han visto especialmente afectadas por las graves condiciones de salud que han observado en sus hijos tras visitarlos. Ha dicho que las familias instan al gobierno a actuar con el fin de evitar más muertes.

“Hace apenas unos días”, ha comentado Kur, “recibimos la información de que los guardias de la prisión de Kırıkkale habían roto los armarios de los presos. Pusieron a los activistas en huelga de hambre en celdas individuales o los trasladaron a otras cárceles. Aislados por protestar contra el aislamiento. Estamos haciendo todo lo posible para resolver este tipo de problemas, como establecer una asociación, especialmente para las familias que viven en Amed y cuyos hijos se encuentran en las prisiones de las provincias occidentales”.

Condiciones de salud

Kur, quien también ha informado de los problemas de salud de los presos, ha dicho: “Ilhami Çınar, quien está preso en la prisión de İzmir-Şakran, se encuentra en muy mal estado de salud. Las familias han informado de que Çınar y otro preso en Malatya han comenzado a sangrar por la boca y la nariz. Los presos en Rize-Kalkandere también están empeorando. Se deben tomar medidas para resolver estos problemas tan pronto como sea posible, y cada institución o individuo que se preocupe por la justicia y la ley debería entender que no existe ninguna ley que respalde este asunto”.

Kur ha explicado que las familias van a la asociación todos los días y que quieren organizar acciones de solidaridad para crear conciencia sobre la situación de sus hijos. “No queremos recibir más noticias de muerte desde las cárceles”.