Familia del preso Aktas: "Acabad el aislamiento, comenzad las conversaciones de paz"

La familia del preso político Aktas están preocupados porque no han sabido nada de Veysi Aktas desde hace 4 años. Quieren que el aislamiento acabe ya y se emprendan negociaciones de paz.

El líder del pueblo kurdo, Abdullah  Öcalan lleva 20 años encarcelado en aislamiento en la prisión de máxima seguridad de Imrali.

En 2009, 5 presos, Şeyhmuz Poyraz, Bayram Kaymaz, Cumali Karsu, Hasbi Özdemir y Hakkı Alpan, fueron enviados a Imrali.

Los 5 presos permanecieron en la isla-prisión de Imrali hasta el 2015 cuando fueron trasladados, 3 de ellos a la Prisión de Tekirdag y los otros dos a la Prisión de Kocaeli.

5 nuevos presos fueron enviados a Imrali.

Muchos presos del PKK han escrito a las autoridades e instituciones pertinentes para solicitar el traslado a Imrali.

Los nombres de los cinco presos que recalaron en Imrali son: Mehmet Sait Yildirimim, Omer Hayri Konar, Cetin Arkas, Nasrullah Kuran y Veysi Aktas.

Estos hombres han ayudado a Öcalan en su trabajo y llevan desde el 15 de marzo de 2015 en Imrali.

Desde entonces, Mehmet Sait Yildirim, uno de los presos ha sido trasladado a la Prisión de Diyarbakar debido a problemas de salud.

Nasrullah Kuran y Çetin Arkaş también han sido trasladados al ser acusados de filtrar información.

Sin noticias desde hace 4 años

Ömer Hayri Konar, Veysi Aktaş y Hamili Yildirim también se encuentran en aislamiento en Imrali.

Veysi Aktaş lleva 24 años en prisión y durante los últimos 4 no ha podido comunicarse con su familia ni abogados.

Su familia apenas tiene noticias de él y solo se sabe que ha sido sufrido gran número de traslados.

Según su padre, Abit Aktaş, Veysi ya había sido trasladado desde distintas prisiones a Estambul, Burdur, Adiyaman, Elbistan y Kirikkale.

Abit Aktas ha dicho que “el aislamiento es una gran crueldad. Tengo 77 años y he visto casos de 50 años de conflicto acabar con una paz. Claro que te tienes que sentar en la mesa de negociación en algún momento. El gobierno de Turquía debería sentarse a la mesa de negociación y discutir esta cuestión y dar los pasos necesarios para resolverlo. Por un lado Erdogan les dice a los kurdos ‘sois mis hermanos’. Por otro lado, asesina a los kurdos. La hermandad y el asesinato son cosas muy diferentes. Erdogan debería hablarle al pueblo sobre la paz y no sobre el aislamiento y la muerte. Erdogan está retratando al pueblo kurdo como enemigos para poder realizar un genocidio. Esta política nunca tendrá éxito y continuará durante años”.

“El problema se acabará si el aislamiento es derogado”

Abit Aktaş ha dicho que había podido comunicarse con su hijo antes y añadió que “cada semana llamamos. Estábamos contentos cuando llamaba. Pero ahora no sabemos si nuestro hijo está muerto o vivo, ya que no sabemos nada de él desde hace 4 años.  ¿Cómo se sentiría Erdogan si no supiese nada de su hijo en cuatro años? Nadie tiente el derecho de imponer este sufrimiento sobre nosotros ni nuestros hijos. Si realmente piensan que los kurdos y los turcos son hermanos, entonces deberían dejarnos ver a nuestro hijo”.

El padre del preso también ha manifestado que nunca esconderán su identidad ni su cultura: “Nuestra lengua es el kurdo, nuestra identidad es kurda. Nunca lo negaremos. Incluso si nos decapitan no negaremos nuestra identidad. Hoy, aquellos que están en huelga de hambre ponen su vida en peligro. Las personas en huelga de hambre se están sacrificando. Si el aislamiento de Öcalan es derogado el problema será resuelto”.

“Acabad con el aislamiento, dad un paso un adelante”

Faika Aktaş, madre de Veysi, ha dicho que “espera que acaben con el aislamiento y den pasos para la paz. No hay nada mejor que la paz. No hay dolor que no haya sentido en 24 años. Ahora estoy pensando día y noche en Leyla Güven. Su situación me entristece. Fui a verla”.

“Gobierno sin valores humanos”

Sabiha Aktaş ha dicho que su hermano estuvo en aislamiento antes incluso de ser trasladado a Imrali: “Fue trasladado a Imrali hace 4 años. Y marchó con gran esperanza y alegría. El aislamiento comenzó a la semana de llegar ahí”.

La hermana de Aktas ha manifestado que llevan  años sin saber nada él: “Durante 4 años no hemos escuchado su voz ni recibido una carta de él, ni siquiera un pequeño trozo de papel. Solo hay una palabra que describa esta situación: persecución. Ya hemos visto en el 2015-2016 como nos enfrentamos a un enemigo sin escrúpulos. Nos enfrentamos a un gobierno que ha perdido todos los valores humanos”.

“Incrementaremos la resistencia”

El sobrino, Delil Aslan, que ha dicho que antes visitaba a su tío se muestra triste al no haber podido escuchar nada sobre él en los últimos 4 años: “La injusta detención de mi tío y sus amigos ya fue en sí misma una absurdidad. Llevan en aislamiento 4 años. Sabemos donde está, pero no le podemos ver. Le vi hace 6 o 7 años por última vez. El estado no cumple su responsabilidad sobre este asunto. Por lo tanto, la campaña de huelgas de hambre comenzó. Apoyamos este proceso. Queremos participar en estas acciones. Desearía poder ver estas acciones crecer como el pueblo kurdo”.