Miles de activistas en huelga de hambre piden a Turquía que cumpla con sus leyes

“Para abrir el camino a la paz, las demandas de los activistas que llevan sus cuerpos a la inanición deben ser escuchadas de inmediato, y el lenguaje discriminatorio debe ser abandonado”.

Ayşe Acar Başaran, portavoz del HDP para la Comisión de Derechos Humanos y Procedimientos Legales, miembro de la Junta Ejecutiva Central y diputada, de Batman ha emitido un comunicado en el que informa sobre la situación en relación con las acciones de huelga de hambre que exigen el fin del aislamiento impuesto al líder del pueblo kurdo Abdullah Öcalan.

El comunicado dice lo siguiente:

“La huelga de hambre iniciada el 8 de noviembre de 2018 por la diputada del HDP por Hakkari y copresidenta del DTK, la Sra. Leyla Güven, para exigir el fin del aislamiento agravado impuesto al Sr. Abdullah Öcalan en la prisión de Imralı, se encuentra ahora en el día 129. Nasır Yağız, en Erbil, lleva 116 días de ayuno, el primer grupo de activistas en huelga de hambre en las prisiones 91, los 14 activistas de Estrasburgo 90, y Sebahat Tuncel y Selma Irmak, 60. Mientras, 335 presos en 67 prisiones llevan a cabo una huelga de hambre iniciada en distintos momentos desde el 16 de diciembre de 2018, y miles de presos políticos han declararo que iniciarán una huelga de hambre irreversible e indefinida antes del 1 de marzo de 2019.

En Batman, Sedat Akın continúa la huelga de hambre en su casa después de haber sido liberado. La huelga de hambre de Akin está en el 70º día. Gurbet Ektiren, quien inició la huelga de hambre en la prisión de Bakırköy, también continúa su huelga en casa.

La gente está siendo arrestada por estar en huelga de hambre

Dersim Dağ, diputada del HDP por Diyarbakır, y los miembros del partido Bilal Özgezer, İsmet Yıldız, Salih Canseven, Salih Tekin y Sevican Yaşar, comenzaron una huelga de hambre indefinida e irreversible el 3 de marzo de 2019. Todos estos activistas, exceptuando a la Sra. Dağ, fueron detenidos.

A partir del 8 de marzo, Tayip Temel y Murat Sarısaç, diputados del HDP para Van, y los miembros del partido A. Halik Kurt y Yusuf Ataş, iniciaron una huelga de hambre indefinida e irreversible en la oficina provincial del HDP en Diyarbakır. En la tarde del 8 de marzo, cientos de policías allanaron la oficina rompiendo las puertas y las ventabas, golpearon a nuestros compañeros Tayip Temel, Dersim Dağ y Murat Sarısaç, y detuvieron a 7 activistas. Mientras los diputados Dersim Dağ, Tayip Temel y Murat Sarısaç continúan con sus huelgas de hambre, 4 de los 7 detenidos fueron encarcelados por ello.

Los activistas en huelga de hambre muestras síntomas alarmantes

Bahtiyar Hasan Kemal, en huelga de hambre en la prisión cerrada tipo F de Van desde el 17 de diciembre de 2018, ha perdido 16 kilos y se encuentra recluido en una celda de aislamiento. Cihan Tamur, continúa la lucha en la misma prisión y presenta sangrados en la boca, la nariz y los intestinos. Tamur tiene heridas en su cuerpo y dolor en los riñones. Según los informes médicos, Tamur, que padece una enfermedad cardíaca, corre un gran riesgo.

Dilbirin Turgut, la activista en huelga de hambre en la prisión cerrada para mujeres de Tarsus, se lleva 57 de ayuno y ha comenzado a toser sangre cada dos días. Nasir Yagiz, quien continúa su huelga de hambre en Hewlêr, perdió una cantidad significativa de peso y no puede levantarse solo sin ayuda. La mayoría de los presos en huelga de hambre tienen graves problemas de salud. Hay síntomas como mialgia y espasmos, insomnio, mareos, descamación de la piel, debilidad, dificultad para caminar y permanecer de pie, dolor de espalda, sensibilidad al sonido y al olfato, y visión borrosa y grisácea.

Los guardias de prisión de la cárcel de Elazığ allanaron las celdas de los presos en huelga de hambre y golpearon a Nevzat Demir y Tahir Temel. Los guardias rompieron el brazo de uno de los presos, a quienes sometieron a malos tratos y los trasladaron a celdas individuales.

Los periódicos se prohíben arbitrariamente, y se viola el derecho de los presos a recibir información

En las prisiones donde están en curso las huelgas de hambre, el periódico Yeni Yaşam, al que están suscritos los presos, ha sido prohibido por el Ministerio de Justicia, y con ello el derecho de los presos a recibir noticias está siendo gravemente violado.

¡Esta voz ya no puede ser ignorada!

Las huelgas de hambre, con el liderazgo de Leyla Güven y con la participación de miles de detenidos, políticos y activistas, han crecido hasta un punto en que el poder político ya no puede ignorarlo. El aislamiento del Sr. Abdullah Öcalan es la barrera más grande hacia la paz social. Para romperla y abrir el camino a la paz, las demandas de los activistas que llevan a sus cuerpos a la inanición deben ser escuchadas de inmediato, y el lenguaje discriminatorio debe ser abandonado”.