La prisionera Remziye Karadağ no recibe un tratamiento adecuado

Remziye Karadağ, que se encuentra en la prisión de mujeres de Elazığ, no está recibiendo el tratamiento adecuado para hacer frente a los problemas posteriores a la huelga de hambre

Remziye Karadağ, que lleva 76 días en huelga de hambre, es una de las presas cuyo tratamiento fue suspendido después de que ella pusiera fin a la protesta.

Karadağ fue liberada después de pasar dos años en la prisión de Mardin. Un mes después, fue nuevamente arrestada y encarcelada en Hilvan, Urfa. Después de un año de prisión, fue deportada a la Cárcel Cerrada de Mujeres Tipo T de Elazig. Cuando fue deportada, le dijeron que tenía que ser registrada al desnudo. Cuando se negó, fue sometida a intensas torturas y se le impuso una pena de "aislamiento" durante meses. 

Karadağ, cuya puesta en libertad estaba prevista para el 6 de octubre en circunstancias normales, fue condenada durante dos años más como resultado de una nueva acusación.

Karadağ se unió a la huelga de hambre lanzada por los presos del PKK y del PAJK el 1 de enero, exigiendo el fin del aislamiento del líder del pueblo kurdo Abdullah Ocalan. 

El 26 de mayo, tras el mensaje enviado por Abdullah Öcalan y leído por sus abogados, se suspendió la huelga de hambre. Karadağ y otras tres amigas en su celda sólo han sido llevadas al hospital una vez.

Karadağ y sus amigos, dijo su hermana Zekiye Karadağ, fueron insultados cuando fueron llevados al hospital por la gendarmería. "Sufrieron torturas psicológicas y los insultaron."

La hermana de Karadağ dijo que los presos le pidieron que se pusiera en contacto con la Asociación de Derechos Humanos y que denunciara las torturas y el acoso a los que son sometidos. La última vez que pudo visitar a su hermana fue el 6 de junio.

Prohibidas las visitas y llamadas telefónicas

Zekiye Karadağ dijo que en la última visita pudo ver que la situación de salud no era buena. "Mi hermana había perdido 16 libras y no está siendo tratada. Además, ha sido castigada por hacer huelga de hambre y no puede hacer la llamada que tiene derecho a hacer".