Las familias resisten en Gebze y Bakirkoy

Las fuerzas estatales turcas continúan con las medidas represivas contra las familias de los presos en huelga de hambre y el ayuno estricto contra el aislamiento de Abdullah Öcalan.

Las familias con hijos en huelga de hambre contra el aislamiento siguen resistiendo en Gebze y Bakirkoy.

Gebze

La vigilia de familias de los presos organizada frente a la cárcel de mujeres de Gebze cumple 35 días.

Las familias se reunieron en la delegación del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en el distrito de Gebze y se dirigieron a la prisión en vehículos. Las madres fueron interceptadas por la policía al llegar a la prisión. Abandonaron los vehículos y mantuvieron su protesta de la sentada a pesar de la intervención policial.

Las madres desafiaron las amenazas de las autoridades y dijeron: "estamos aquí para que nuestros hijos vivan". La policía insultó a las madres y les respondió que "sus hijos no deberían haber sido terroristas y haber terminado en la cárcel", a lo que las madres subrayaron: "ustedes son los verdaderos terroristas."

La policía atacó a las madres, las golpeó y las obligó a subir a los vehículos. Después se reunieron de nuevo en las oficinas del HDP de Gebze.

Bakirkoy

Las madres se reunirán frente a la prisión de Bakirkoy de nuevo hoy. Las familias con hijos en huelga de hambre que protestaban por el aislamiento de Imrali se reunieron en la carretera E-5, apoyadas por Ayfer Kocak de la Plataforma de Estambul del KESK, para marchar a la prisión. La policía les cortó el paso y dijo que la protesta no estaba permitida, diciéndoles que pusieran fin a esta ya que no los dejaban pasar a la prisión.

Las madres dijeron que estaban allí para prestar su voz a sus hijos, pero la policía no permitió la marcha, citando un decreto de la gobernación del distrito.