Cantad un eslogan por mí también, dice la periodista Pınar Gayıp desde su arresto domiciliario

La periodista de Estambul, Pınar Gayıp, está bajo arresto domiciliario y no podrá participar en las acciones del 8 de marzo, por lo que hace un llamamiento a las mujeres: "¡Salid a la calle por vuestros derechos y vuestra vida!".

La  corresponsal de ETHA, Pınar Gayıp, es una de las 48 personas detenidas el 14 de enero en una operación contra el partido socialista ESP en Turquía. La periodista fue puesta bajo arresto domiciliario.

 Gayip trabaja como periodista desde 2014. Cuando comenzó este trabajo, sólo tomaba fotos y filmaba las actividades en las que participaba de todos modos. Con el tiempo, aprendió a escribir artículos de otros periodistas. Desde 2015 es corresponsal de la agencia de noticias ETHA.

Debido a sus actividades periodísticas, Pınar Gayıp está en el punto de mira de la fiscalía estatal. Dice: "Ni siquiera recuerdo cuántas veces me han detenido. Después de 14 meses en prisión, me pusieron bajo arresto domiciliario. Estuve siete meses en arresto domiciliario. El arresto domiciliario sólo tiene una razón: el gobierno siente la presión de la opinión internacional. Durante mi encarcelamiento estaba prevista una reforma judicial, había casi 200 periodistas en prisión. El arresto domiciliario permitió al Estado reducir el número de periodistas encarcelados. La situación es la misma hoy. El arresto domiciliario no cuenta como prisión. Sin embargo, es una forma diferente de detención. No puedes salir y tienes que ser atendido por otros para cubrir tus necesidades. Como periodista, es difícil quedarse en casa todo el tiempo. Me levanto temprano cada mañana como si fuera a la agencia. Planifico mi día y toda la semana. Sin embargo, los periodistas deben estar en la calle, tienen que estar sobre el terreno para seguir y cubrir las cosas. A mí me han quitado este derecho. Sin embargo, sigo escribiendo artículos y realizando entrevistas. También he intentado contribuir al trabajo escribiendo mientras estaba en prisión. No quiero que me aparten del trabajo".

La violencia policial y la presión de los colegas masculinos

Como muchas mujeres periodistas, Gayıp no sólo tiene que luchar contra la represión estatal, sino también contra el punto de vista patriarcal de sus colegas masculinos: "Los ataques a las mujeres periodistas no pueden considerarse independientemente de la violencia contra las mujeres en la sociedad. Hay un ataque masivo contra las mujeres y sus logros, y este ataque también se dirige a las periodistas. También sufrimos violencia psicológica por parte de los colegas masculinos, a veces incluso violencia física. Durante las acciones o en la custodia, experimentamos violencia sexual por parte de los agentes de policía".

La periodista continuó: "Las mujeres resistieron incluso en tiempos en los que nadie se atrevía a salir a la calle. A veces se han prohibido las acciones de las mujeres. Nos enfrentamos a un ataque a los logros que las mujeres han alcanzado después de luchar durante años. Por eso las mujeres siguen saliendo a la calle por sus vidas y sus derechos".

Un día de resistencia

Pınar Gayıp no podrá unirse a las actividades del 8 de marzo este año, al estar bajo arresto domiciliario. Dice que quiere sentarse ante el ordenador y trabajar. "El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Ya no es un día de recuerdo, sino un día de resistencia. Para un periodista, eso significa informar sobre ello. Hace años que no soy activista en las manifestaciones, pero estar allí y describir el ambiente que se vive te hace partícipe. Este año no puedo estar en las calles, pero seguiré y escribiré en mi ordenador cada momento de este día tan especial. Por eso estaré allí".

La periodista hace un llamamiento "a mis colegas y a todas las demás mujeres para que salgan a la calle por sus derechos y sus vidas y para derrotar el sistema patriarcal de dominio y el fascismo. Canten una consigna por mí también".