Protesta en Barcelona contra la invasión del Kurdistán y la complicidad hispano-turca

Alrededor de un centenar de personas se reúnen ante la subdelegación del Gobierno español en Barcelona para protestar por los últimos ataques de invasión de Turquía contra el Kurdistán.

Cerca de un centenar de internacionalistas se concentraron ayer en Barcelona frente a la subdelegación del Gobierno español en respuesta a los últimos ataques al Kurdistan, tanto por parte del Estado turco en Rojava y Bashur como por parte del Estado iraní en Rojhilat. 

Desde allí, los y las manifestantes recorrieron las calles de Barcelona hasta llegar a la sede del PSC (Partido Socialista de Catalunya), donde se detuvieron para señalar la relación estrecha entre el Estado español, su Gobierno socialista “progresista” actual y el Estado turco.  Denunciaron que desde hace 20 años el Estado español no ha dudado en dar su apoyo tanto tras el telón, con comercio de armas y relaciones económicas privilegiadas, como de forma pública con declaraciones de amistad y apoyo nacionalista. 

También denunciaron el uso de armas químicas por parte del Estado turco, la implicación de la OTAN, y el silencio cómplice de las potencias internacionales que operan en el Kurdistan.

Bajo el lema de la campaña #EspañaComplice, los y las activistas empapelaron con carteles tanto las calles a lo largo del recorrido como la sede del PSC con imágenes ilustrando la “amistad” entre Pedro Sánchez y Erdogan y la implicación del Estado español en la invasión. Gritaron consignas como “Biji berxwedana Kurdistan”, “España y Turquía, alianza genocida” y “Contra el fascismo de Erdogan, internacionalismo y solidaridad!”  Otro lema que se gritó y a la vez fue pancarta cabecera fue “Jin, Jiyan, Azadí”, la consigna kurda que ha protagonizado las protestas en Irán tras el asesinato de la joven kurda Jina Mahsa Amini a manos de la policía de la moral iraní.

Lleida

En la ciudad de Lleida también hubo una manifestación con el mismo propósito en la que se concentraron unos 30 internacionalistas.

La protesta comenzó en la plaza de la Catedral, pasó frente a la sede del PSC y llegó hasta el Ayuntamiento para acabar delante la Subdelegación del Gobierno.